electricista por horoscope 2020

Jan 27, 2020

Electricista Wikipedia, La Enciclopedia Libre

Electricista Instalador electricista categoría oficial con actitud laboral ambicioso, compañerismo y afán de aprender. Años después, un hermano que visitaba un convento de monjas por razones de trabajo, identificó el órgano y los bancos, reclamándolos insistentemente hasta recuperarlos. Exprimen el mundo y sus riquezas en beneficio de unos pocos, dejando en la absoluta miseria a todos los demás. Entonces mirarán a mí, quien traspasaron, y llorarán como el que llora por hijo unigénito” (Zacarías 12.10).

Don Ricardo Cerni, Don Rubén Gil y otros que no recuerdo sus nombres, conociendo en ellas al Imán musulmán Don Karam al Kazar (no sé si transcribo bien), que luego ejerció en la Mezquita Basharat, de San Pedro Abad (Córdoba), visible desde la nacional Madrid-Andalucía. La Iglesia Catolicorromana lo ha intentado repetidas veces en la historia, con su evangelización a la fuerza, y ya vimos con qué desastrosos resultados. Lo que debe tener claro es que estos apoyos han de estar, por necesidad imperiosa de la Palabra de Dios, con los pobres y deprimidos de la tierra. Estos no tendrán parte en el Reino de Dios, por mucho que llenen los bancos y las arcas de las iglesias.

Si obedecen mejor dicho, si no se oponen frontalmente al Estado, es por pura obediencia a la Palabra de Dios, no porque creamos los cristianos que en ningún tipo clase de Estado está la solución a la corrupción, que impide que en esta tierra se haga la voluntad de Dios.

Apartaos de mí, malditos...porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed y no me disteis de beber” (Mateo 24.42). Y respondiendo el Rey, les dirá:...en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos mas pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 24.40). Porque Jesús se identifica con los débiles y menesterosos, no con los poderosos, solventes y ricos de la tierra.

Estas injusticias no existirán en el Reino de Dios que las iglesias anuncian; y las iglesias tienen la obligación de apoyar, cuantos movimientos surjan en el mundo, en cualquier parte del mundo, que luchen por la Justicia de Dios. Oportunidad que ya no volverás a tener, de lo que te lamentarás en el infierno, a pesar de tus donativos a la iglesia y tus limosnas miserables, por cuantiosas que sean, para tranquilizar tu conciencia. Las riquezas no son señal de triunfo”, como suele creerse entre los que admiten la filosofía americana de la vida, el llamado sueño americano”, que no es mas que el estúpido triunfo del egoísmo competitivo.

Por eso los ricos de este mundo, los triunfadores”, están llamados a ser los perdedores” en el Reino de los cielos, que cada día está mas cerca. No importan que las iglesias del sistema hayan falseado u olvidado esta verdad bíblica, con el fin de atraer hacia sí a los ricos y poderosos de la tierra. A pesar de sus riquezas, este jeque es llamado en la Biblia padre de los creyentes”, y tomado como ejemplo de fe.

Abraham, argumentan, era hombre muy rico, dueño de muchos rebaños, que llegó a tener mas de trescientos esclavos nacidos en su casa, con los que formó un ejército para liberar a su sobrino Lot, del poder de algunos reyes de aquellas antiguas ciudades. Ni que decir tiene, que la fe cristiana volvió a estos hombres ricos en hombres justos, justificándolos Dios, por su gracia, y llegando a ser de aquellos de los que dijo Jesús, que emplearon sus riquezas en hacerse amigos que salieran a recibirlos cuando, a su muerte, fueran hacia Dios (Lucas 16.9). Otra vez os digo, que es mas fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el Reino de Dios.” (Mateo 19.23).

Y la regla generalizada es que los poderosos y ricos de este mundo, queden fuera, en las tinieblas de afuera” del Reino de Dios, donde será el lloro y el crujir de dientes”. Los ricos de este mundo han engordado tanto con sus riquezas, se han engreído tanto, que ya no caben por la estrecha puerta del Reino de Dios. Es decir, no le pagasteis el que merecían; os quedasteis con una parte de cada uno, con lo que los economistas llaman las plusvalías”, gracias a las cuales, aumentabais vuestras ganancias.

Por eso su oro y plata están enmohecidos”; es el moho que crean las cosas que se guardan, que se acumulan, que no circulan; como sus vestidos lujosos que, al decir de Santiago, están comidos de polilla” (5.2), porque tienen tantos, que no se los pueden poner todos y se les quedan pequeños se les pasan de moda, y los tienen que tirar. La polilla de vuestras ropas y el moho de vuestras monedas, testificarán contra vosotros” (5.3) por haber acaparado tanto para el día de mañana”, ”para los días postreros” (5.3). Quedarse con ella es robar, legalmente, pero robar, a quienes en verdad, les pertenece.

Quedándoos con los beneficios, habéis aumentado vuestra fortuna, de manera que os ha permitido vivir en deleites y ser disolutos” (5.5); cosa que no está bien mientras haya escasez y miseria en el mundo. Y finalmente, cuando algunos se rebelaron contra vuestras injusticias, os habéis amparado en las leyes económicas injustas que legislaron los de vuestra clase, para que vuestros jueces los condenaran a la cárcel y a la misma muerte.

Porque el poder, la ley y la fuerza, siguen estando de vuestro lado, para quitar de en medio aplastar, a quienes protesten de vuestra soterrada violencia. Vuestros explotadores quisieron comprar con su dinero el perdón de sus pecados, y acudían a sentarse en los primeros bancos de las iglesias, y las iglesias los bendecían, para agradecerles sus muchos donativos. El Reino de los cielos es lo mas importante de cuanto haya ocurrido pueda ocurrir en la Historia.

A estos parias de la tierra, ha de decirles: Hermanos, tened paciencia...afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca” (5.7,8), porque está cercano el día en el que el fuego devorará por completo las carnes de vuestros explotadores” (5.3). Y recuerdo que lo que está en cursiva, son palabras literales de la Biblia. Entrar en él, formar parte de él, ser un precursor de él, es el mayor privilegio que se puede tener.

Dijo Jesús: el Reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo” (Mateo 13.44). El Reino de los cielos, al establecerse en la tierra, acabará con el sistema Capitalista, porque es un sistema demoníaco, dedicado al culto del dios Mammón y a perpetuar la opresión sobre los pueblos y pobres de la tierra. Al año de remisión”, las Escrituras del Antiguo Testamento lo llaman año de la buena voluntad del Señor”; lo que significa que este principio de remisión de deudas cada siete años, es algo que agrada al Señor.

Ignoramos por qué los países mas ricos y poderosos del mundo, los considerados países cristianos, no lo han implantado en sus sistemas económicos, siendo como son, conforme con la Justicia y la voluntad del Señor: años agradables a Dios”. Pero, como dijera Jesús a sus discípulos: id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mateo 10.5,6) , (Mateo15.24) Ellos tenían el privilegio de oír primero el evangelio, como hijos de Abraham que eran. Ya tenían no sólo el permiso, sino el mandato de Jesucristo para predicar el Evangelio por todo el mundo.

Pero el Reino no llegará hasta que los días de los gentiles se cumplan” (Lucas 21.24), hasta que el último de los gentiles inscritos en el Libro de la Vida del Cordero, haya creído en el Señor:.hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles” (Romanos 11.26). La iglesia de Jesucristo, aunque no es el Reino que ha de venir, y que ella misma espera, es en cierto modo, un embrión semilla del Reino; por eso es que dice la Escritura el Reino de los cielos , entre vosotros está” (Lucas 17.21). El Reino de los cielos acabará con todos los reinos del mundo, con todas sus corrupciones, necedades e injusticias.

Está en germen, pero nada que ver con los drásticos cambios que habrán de producirse en este mundo, cuando la Justicia de Dios sea plenamente establecida. El Reino de los cielos es incompatible con los reinos de este mundo, Mi Reino no es de este mundo” dijo Jesús (Juan 18.36),.entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo” (Juan 6.15). El Reino de los cielos está cerca, pero aun no ha llegado; porque su venida será como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro” (Lucas 17.24), y todo ojo lo verá...” (Apocalipsis 1.7).